La Historia investiga, analiza y registra el pasado del hombre. Los acontecimientos ocurridos, sus causas, su desarrollo geográfico, social y las consecuencias de los mismos. Que nos sirve de base para la comprensión del presente. Al hablar del pasado del hombre entendemos que todas las acciones, pensamientos y obras cuya trascendencia modificó, alteró o impulsó un proceso social.

18 de febrero de 2015

La mujer indígena en el Caribe, siglo XVI

. 18 de febrero de 2015
0 comentarios


Introducción
Por: Yaritza Fontanez
.
Época de los descubrimientos siglo XV-XVI


Existen muchas teorías, en cuanto a la insistencia de Cristóbal Colón para emprender una travesía por rutas, catalogadas por los expertos como inviable. Este proyecto trataba de encontrar una ruta marítima- comercial por el Atlántico hacia Asia, diferente a la ruta terrestre.  Se cree que Colón estaba seguro de la existencia de las tierras al otro lado del Atlántico, por lo que, de no ser así, no hubiera emprendido un viaje tan arriesgado. También se cree que la teoría de Colón de viajar por el Océano Atlántico hacia el oriente para llegar a Las Indias (tierras del Gran Kan, en Asia Oriental y Central) en busca de unas riquezas, seda y especias (no producidas por Europa) y convertir Asia a la Fe Católica, fue la excusa perfecta para convencer a la Reina Isabel de financiar el viaje, pero la verdadera idea de Colón era llegar a la mítica isla de Antilia, que quedaba en algún lugar del Océano Atlántico, tierras que había escuchado hablar en sus travesías posteriores, y que le confió un marino moribundo.  La idea sobre la ruta por el Atlántico hacia China, en realidad fue del italiano, Paolo del Pozzo Toscanelli, matemático, astrónomo y cosmógrafo de la época.
  
Por: Dra. Lourdes S. Domínguez
  El hallazgo del “Nuevo Mundo” llamado  América o conocido también como Indias Occidentales, fue un encuentro de culturas.  Lo que ocurrió entre 1492 y 1542 en territorio caribeño fue un “modus vivendi” totalmente nuevo en cuanto a idiosincrasia y lugar se refiere.
¿Qué papel jugó la mujer en este momento crucial?
En la organización social del espacio arahuaco-taino, se le consideraba parte de la comunidad, según su posición o status, y no como un objeto.  Según Fray Ramón Pané, etnólogo de la época, y el Cronista Fray Bartolomé de las Casas, sólo se nombraban algunas cacicas o jefas.  En el mundo arahuaco, como toda sociedad agrícola, la mujer, por su capacidad reproductora ha estado asociada simbólicamente a la fertilidad de la tierra y a todo el proceso de producción.  La arqueología nos ha proporcionado infinidad de ídolos con la efigie femenina a todo lo largo de territorio caribeño, lo que indica la posición prominente de la mujer en la sociedad antillana.
Podemos tomar como ejemplo el cemí divino de Atabeira, la madre del Dios principal, Yocahú de la cual Pané dice: “…tiene madre, más no tiene principio y a este le llaman Yocahú Bagua Maorocotgi y a su madre Atabey, Yermao Guácar, Apito y Zuimaco, que son cinco nombres...” la cantidad de nombres responde a un mecanismo de diferencia social, la madre tiene cinco nombres y el hijo, a pesar de ser tan principal, tiene sólo tres.   Otros Dioses (cemíes) femeninos como la mítica aruaca Guabonito, es una deidad favorable que cura los males del cuerpo, en cambio Guabancex, es la dueña de los vientos, las aguas y representa las grandes catástrofes, como los huracanes.  Otra deidad fue Itiba Cahuababa, la madre del bien y Caguana, la madre procreadora por excelencia.
En la parte política, representaba una posición significativa, ya que era por vía matrilineal, es un sistema de linaje en el que se sucedía a la herencia por vía materna, por lo que los familiares son parientes de la madre.  Siguiendo esta costumbre, se decía que de esta forma, su prole era “nacida de sangre” y en las consultas de las Crónicas del siglo XVI hay situaciones muy especiales en las decisiones de las Cacicas en Santo Domingo que denotan gran envergadura y relevancia.
En la vida económica fue predominante, ya que tuvo a su cargo tareas imprescindibles, sobre todo en las faenas agrícolas, no trasladables a nadie más, así como también en la preparación de alimentos y en la confección de artesanías con la producción alfarera. 
Luego del apoderamiento de las islas del Caribe, surgió el mestizaje entre ambas culturas.  La mezcla de los españoles con las indias, desestimó la total extinción de los indios en la llamada conquista española.   Las relaciones de parentesco y familia, permitió que no se perdieran los elementos culturales indoantillanos, la asimilación de costumbres y la transculturación de una parte y de otra.
Existe evidencias arqueológicas de materiales de la cultura aborigen, que visiblemente transformadas, se incorporaron al proceso de transculturación, como por ejemplo, en el consumo de alimentos como el casabe, en la toponimia que ha llegado aun hoy, las creencias y los lazos familiares.
Los españoles, en época, pocas veces repudiaron la unión con mujeres indígenas, y en más de una Real Cédula se autorizó el matrimonio entre las dos partes, pero con la imposición legal de la herencia a la forma española (la transmisión de herencias y bienes por vía paterna), incluida la supresión de las obligaciones de tipo avuncular (tío o tía materno), resultando de esta, muchas uniones entre conquistadores e indias, porque las uniones favorecían el engrandecimiento de riquezas porque el entronque de linajes de la llamada “nobleza aborigen” así lo permitía.  


 



REFERENCIA

Revista ICP #21de julio-diciembre del 2011

Páginas 70-75

Read More »»
 

Bibliotecas Virtuales

Registro

IBSN: Internet Blog Serial Number 317-5454-08-3

Webs amigas


src="http://i50.tinypic.com/igye6v.jpg" />

Seguidores