La Historia investiga, analiza y registra el pasado del hombre. Los acontecimientos ocurridos, sus causas, su desarrollo geográfico, social y las consecuencias de los mismos. Que nos sirve de base para la comprensión del presente. Al hablar del pasado del hombre entendemos que todas las acciones, pensamientos y obras cuya trascendencia modificó, alteró o impulsó un proceso social.

13 de octubre de 2008

INFLUENCIA DE LA GEOGRAFÍA EN LA EVOLUCIÓN DE LA HISTORIA GRIEGA

. 13 de octubre de 2008

La geografía desempeñó un significativo papel en la evolución de la historia griega. En comparación con las vastas extensiones de Mesopotamia y Egipto, Grecia ocupó un área reducida, una península montañosa que sólo abarcaba 17, 578 km2. Las montañas y el mar tuvieron particularmente papeles destacados en el desarrollo de la historia griega. Gran parte de Grecia está formada por pequeñas planicies y valles ribereños rodeados de montañas, con una altitud que va de los 2,438 a los 3,048 metros. El terreno montañoso tuvo el efecto de aislar a los griegos entre sí; en consecuencia, las comunidades griegas tendieron a seguir su camino por separado y cada una desarrolló su propia forma de vida. En determinado periodo, esas comunidades permanecieron adscritas a su independencia, y tan sólo se mostraban realmente dispuestas a luchar entre ellas para obtener ventajas. Sin duda, el reducido tamaño de estas comunidades griegas independientes estimularon la participación en los asuntos políticos, así como las expresiones culturales originales; empero, la rivalidad entre dichas comunidades también condujo a un mutuamente destructor estado de guerra que, a fin de cuentas, devastó la sociedad griega.

El mar también influyó en la evolución de la sociedad griega. Grecia contó con una extensa zona costera, dotada de bahías y ensenadas, que proporcionaban numerosos puertos. Los griegos raramente tenían que viajar más de 85 millas para alcanzar la costa. El mar Egeo, el mar Jónico y el cercano mar Negro eran importantes rutas comerciales. Estas rutas marinas unían a muchas partes de Grecia. A veces era más fácil viajar de un lugar a otro por mar que por tierra. Los griegos también poblaron diversas islas hacia el occidente, el sur y, en particular, hacia el oriente del territorio continental griego. No fue accidental que los griegos se convirtieran en navegantes que traspasaron el mar Egeo y el Mediterráneo, que hicieran contacto por primera vez con el mundo exterior, y que más tarde establecieran colonias que difundirían la civilización griega a través del mundo mediterráneo.

La topografía griega ayudó a deslindar las principales regiones en las que Grecia, en última instancia, fue dividida. Al sur del golfo de Corinto estaba el Peloponeso, prácticamente una isla unida al territorio continental por una estrecha franja de tierra. El Peloponeso -formado en su mayor parte por colinas, montañas y pequeños valles- fue donde se estableció Esparta, al igual que Olimpia, sede de los famosos juegos atléticos. Al nordeste del Peloponeso se localiza la península de Ática -hogar de la ciudad de Atenas- encerrada al norte y al oeste por montañas, y rodeada de mar al sur y al este. Al noroeste de Ática estaba Beocia, en la Grecia central, cuya ciudad principal era Tebas. Más al oeste está Etolia. Al norte de Beocia se ubica Tesalia, que contaba con las mayores planicies y llegaría a ser una gran productora de granos y caballos. Al norte de Tesalia se extendía Macedonia, que no tuvo demasiada importancia para la historia griega hasta el año 338 a. C., cuando el rey Filipo II conquistó a los griegos. Hacia el oeste de Tracia está el Epiro. Y cruzando el mar Egeo, al este, en Asia Menor, se encuentran las regiones de Eolia y Jonia.

Mucho del territorio es rocoso, y tan solo una ínfima parte -aproximadamente el 20%- era arable o apropiado para la agricultura. Pequeños pero fértiles valles constituían cerca de una cuarta parte de Gracia. Los pequeños ríos que corren a través de estos valles no eran adecuados para proyectos de irrigación a gran escala.

Con tan poco terreno fértil para el cultivo o agua para la irrigación, Grecia nunca pudo apoyar una gran cantidad de población. Se estima que no más de varios millones de personas vivieron en la antigua Grecia. Aún este número reducido de personas no podían esperar que el territorio griego les favoreciera una vida de lujos y comodidades. Como resultado, los griegos basaron su dieta en cultivos básicos como los granos, principalmente el trigo, la vid y los olivos. Un deseo necesario por conseguir más espacio donde vivir, pasturas para el ganado y adecuadas tierras para el cultivo, fueron los posibles factores que favorecieron la posterior colonización griega del Mediterráneo.

El clima fue otro de los factores importantes de influencia ambiental en la civilización griega. Grecia tiene un clima variado con temperaturas que promedian los 48o F en el invierno y 80o F en el verano. En los tiempos antiguos estas temperaturas moderadas permitieron que los griegos generaran un estilo de vida al aire libre. Los hombres pasaban mucho de su tiempo de ocio en eventos públicos al aire libre. Se reunían con regularidad para discutir asuntos públicos, intercambiar noticias y tomar parte activa en la vida cívica.
Información Proporcionada por el Profesor Germán Alejandro
Clase Historia AntiguaUniversidad del Turabo Puerto Rico.
Semestre Agosto-Diciembre 2008

0 comentarios:

Publicar un comentario

Aqui puedes formular tus comentarios.

 

Bibliotecas Virtuales

Registro

IBSN: Internet Blog Serial Number 317-5454-08-3

Webs amigas


src="http://i50.tinypic.com/igye6v.jpg" />

Seguidores